Jugar al Blackjack contra el croupier

Una vez que usted se dispone a participar de un juego de cartas, como a cualquier otro juego, es necesario en primer lugar conocer las reglas de dicho juego.

Cuando se acerca a jugar a una mesa de blackjack, lo primero que va a ver es que el empleado del casino que reparte las cartas es el encargado de empezar el juego; él reparte dos cartas a cada uno de los jugadores. Y de éstas dos cartas, una carta es tapada y la otra es descubierta para el empleado del casino, quien también puede ser llamado croupier o tallador.

crupier

En este juego se puede decir que el croupier también juega, o sea que él a su vez es uno de nuestros contrincantes y casi con seguridad el peor de todos. Veamos cuáles pueden ser sus acciones.

El tallador jugará una vez que todos los jugadores hayan jugado sus manos. Él deberá mostrar su carta, la que antes estaba tapada boca abajo. Luego podrá proceder de distintas maneras. En caso que la suma de sus cartas sea de dieciséis (16) o menos, repartirse otra carta adicional hasta que la suma de las mismas sea diecisiete (17) o más, o también hasta que sume más de veintiuno (21) en total.

Por otro lado, si sus cartas suman diecisiete (17) o más, su decisión deberá ser la de plantarse, de todos modos como con toda regla existe una excepción: dado el caso en el que el croupier tenga una mano que suma diecisiete (17) pero formado con un as y un siete, esta combinación de cartas es conocida como suave, y puede optar en tomar su mano como tal o tomarla como ocho y seguir adquiriendo cartas.

Otras de las opciones que pueden resultar posibles es que las cartas del tallador sumen más de veintiuno, en este caso los jugadores que tienen juego y que no hayan pasado, ganan la jugada.
Si las cartas del croupier no sobrepasan los veintiún puntos, el jugador que se acerque más en la suma a veintiuno, gana. El jugador que tenga una suma de puntos menor pierde. Así también el participante que tenga la misma suma que la mano del croupier, empata, por lo que le devolverán el monto de su apuesta y nada más.

Vamos a repetir de qué manera debe sumar sus cartas. Es muy sencillo, sólo debe tener en cuenta que las cartas que se cuentan como diez son los reyes, las reinas y las sotas.

Para que usted reciba sus pagos correctamente durante sus juegos, recuerde lo siguiente. Cuando tiene una mano ganadora, ésta se paga igual al monto de la apuesta. En el caso de tener lo que se llamablackjack, recibirá una vez y media el monto de la apuesta,. Para ello sus dos primeras cartas deberán sumar un total de veintiuno. Si es así, será poseedor de esta gran combinación de cartas cuando entre sus manos tenga alguna figura, ya sea K, Q, J o un diez más un As. Sí, ¡blackjack!. Pero lamentablemente puede ocurrir que aún teniendo un blackjack, el croupier también tenga otro. En este caso solamente recuperará el monto de dinero que haya apostado.
Si se diera el caso de que sus cartas no son blackjack tendrá dos opciones. La primera sería no pedir más cartas, acción que se conoce como plantarse. Y la otra posibilidad sería la de pedirle al croupiercartas adicionales.
Como aclaramos al principio, a la hora de comenzar un juego es necesario conocer las reglas, pero también es imprescindible saber las posibles variantes que el juego en cuestión puede tener. Por lo tanto ahora vamos a explicarle las variantes que puede tener el blackjack.

La primera que le vamos a contar es la que se llama dividir pares. Y como su nombre lo indica usted tiene la opción de dividir sus cartas en dos manos separadas. Esto lo puede hacer cuando las cartas que recibió sean del mismo valor. Cuando divide debe igualar la apuesta original en las dos manos, y también puede dividir ese par de cartas hasta tres veces, lo cual implica hacer cuatro manos separadas. Y debemos aclarar que en cada mano no tiene restricción alguna para pedir cartas, puede pedir la cantidad que quiera. Otro factor que debe tomarse en consideración es que al dividir su jugada no será considerada como blackjack y, por ende, la paga de la jugada será regular de uno a uno. Estas reglas podrán sufrir ciertas variaciones o modificaciones dependiendo de cada casino en particular.

La siguiente variante que les presentamos se llama doblar la apuesta. En este caso usted tiene la opción de aumentar su apuesta. Una vez que tiene sus dos primeras cartas en la mano puede aumentar su apuesta al doble, y también recibirá sólo una carta adicional. Esta forma de juego se puede realizar con cualquier tipo de cartas que haya recibido, incluso lo puede hacer después de dividir un par.

Otra variante se llama apuesta segura. En esta modalidad se apuesta sobre las cartas que tiene el croupier. Cuando el croupier muestra su carta y ésta es un as, la apuesta segura es apostar a que la otra carta, la tapada de él es un diez, o sea que tiene un blackjack. Si usted tenía razón ganará dos a uno sobre la apuesta de su seguro, caso contrario el empleado del casino ha de quedarse con ella.

La siguiente opción se la conoce como rendirse. Esto lo puede realizar sólo después de verificar que la casa no tenga un blackjack. Aquí luego de tener sus dos primeras cartas, y piensa que no va a poder ganar sobre las cartas del croupier, la opción consta en bajar la mitad de su apuesta ante él.